En caso de que hayas mantenido una relación sexual riesgosa, se recomienda que acudas a un laboratorio clínico para que te realicen la prueba del VIH.

Si una persona se ha infectado con el virus, el sistema inmunitario tardará un tiempo en producir anticuerpos en una cantidad suficiente para ser detectados por la prueba, aunque ese tiempo no es igual para todos.

La importancia de la prueba del VIH es necesaria, porque 30% de las personas en el mundo no saben que están infectadas y pueden ser los causantes del resto de los contagios.

Además, si no saben su estado serológico, pueden empeorar su salud de un día para otro.

Se recomienda hacerse la prueba si:

  • Estás embarazada o piensas estarlo.
  • Si has tenido relaciones sexuales con penetración sin preservativo con una o más parejas de las que desconocías si estaban infectadas o no
  • Has compartido material de inyección para el consumo de drogas.
  • Has padecido alguna infección de transmisión sexual (ITS), tuberculosis o hepatitis.
  • Deseas dejar de usar el preservativo con tu pareja estable.
Si el resultado es negativo, de todas formas, se recomienda realizar la prueba nuevamente, tres meses después.


Artículo creado con información de Cruzroja.es