Los rayos X son una forma de radiación electromagnética, similar a la luz visible. Una radiografía es una prueba de imágenes común que se ha utilizado durante muchos años para detectar enfermedades a tiempo. Es una gran forma de poder ver el interior del cuerpo sin tener que hacer una operación. Esta herramienta ayuda a diagnosticar, monitorear y tratar muchas patologías que a primera vista no se pueden ver.

Estas ondas electromagnéticas ocupan la misma región del espectro que los rayos gamma. La única diferencia entre ellos es su fuente: los rayos X son producidos por electrones acelerados, mientras que los rayos gamma son producidos por núcleos atómicos en una de cuatro reacciones nucleares.

¿Cuándo el médico decide mandarme a hacer una radiografía?

Examinar un área donde experimente dolor o malestar, controlar la progresión de una enfermedad diagnosticada, como la osteoporosis. Comprobar qué tan bien está funcionando un tratamiento o desechar la idea de huesos rotos, astillados o maltratados.

¿Qué tipo de radiografías hay?

  • Radiografía de rayos X
  • Mamografía
  • CT (tomografía computarizada)
  • Fluoroscopia
Las radiografías pueden diagnosticar afecciones potencialmente mortales, como vasos sanguíneos bloqueados, cáncer de huesos e infecciones. Conoce más de esta increíble herramienta diagnóstico, llamando a: Clínica de Diagnóstico Moderno.