Una prueba de glucosa en sangre mide los niveles de azúcar en la sangre. La glucosa es un tipo de azúcar. La glucosa es el combustible más importante del cuerpo, y se genera por medio de los carbohidratos.

La mayor parte de la glucosa circulante proviene de la comida; en ayunas, la gluconeogénesis y la glucogenólisis mantienen las concentraciones de glucosa. En la comida se encuentra muy poca glucosa; la mayoría se encuentra en los carbohidratos más complejos que se descomponen en monosacáridos a través del proceso digestivo.

Necesitas una prueba de glucosa cuando es mayor de 45 años o tienes factores de riesgo de diabetes; cuando tienes síntomas que sugieran niveles altos o bajos de glucosa en sangre. Durante el embarazo, cuando es diabético, se autocontrola varias veces al día para controlar los niveles de glucosa en sangre

Solo se necesita una muestra de sangre extraída de una vena del brazo o una gota de sangre de un pinchazo en la piel; a veces se usa una muestra de orina.

Normalmente, la concentración de glucosa en sangre se mantiene a una concentración relativamente estable de 80 a 120 mg / dl.

En general, se recomienda que ayune durante al menos 8 horas antes de realizarse una prueba de glucosa en sangre. De esta manera la sangre está limpia de alguna alteración que pueda hacer que la prueba no sea tan precisa.

Si tienes dudas al respecto de este examen o necesitas realizarte alguna de estas pruebas, llama a Clínica de Diagnóstico Moderno.