Un laboratorio clínico es donde un grupo de especialistas desarrollan un diagnóstico clínico basado en muestras biológicas como: sangre, orina, exudados faríngeos, líquido cefalorraquídeo, etc, para contribuir a la prevención o tratamiento de diversos problemas de salud.

También conocidos como laboratorios de patología clínica, estos centros de investigación y diagnóstico utilizan diversas metodologías de otras disciplinas para llevar a cabo su función de manera integral, como la bioquímica, hematología, microbiología, o la inmunología.   

A continuación, enlistamos algunos de los análisis clínicos más comunes:

  • Uroanálisis
  • Química clínica
  • Química sanguínea (Glucosa, urea, creatinina, Úrico, colesterol) así como triglicéridos, colesterol HDL, colesterol LDL, lípidos totales
  • Hematología y coagulación
  • Prueba de tamizaje del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Inmunología
  • Microbiología